More Reviews
REVIEWS The Walking Dead: Season Two Review
At this point, you’re not coming back for the zombies. Let’s get down to business.

Five Nights at Freddy's Review
So damn scary, I had to break every ten minutes just writing this review.
More Previews
PREVIEWS Middle-Earth: Shadow of Mordor Preview
WBIE and Monolith have a new Lord of the Rings experience featuring a deep system for combat and interpersonal Orc relationships.
Release Dates
NEW RELEASES Madden NFL 15
Release date: Out Now

Destiny
Release date: 09/09/14

Ar Nosurge: Ode to an Unborn Star
Release date: 09/23/14

FIFA 15
Release date: 09/23/14


LATEST FEATURES inFamous: First Light Battle Arena Hints, Strategies, Tips [Stream Over]
Watch as I build out our feature of useful tactics for players in Sucker Punch's wave-based and arcade-awesome arena mode.

The Updating List of PAX Indies
We're heading to PAX Prime! Are you looking to check out a few unique indie games while you're there? UPDATED: Dragon Fin Soup, Dungeon of the Endless,

LEADERBOARD
Read More Member Blogs
FEATURED VOXPOP samsmith614 Since game design is a business, I decided to see what's really selling well for the PS4. I did this search a week ago, and at the time, out of the top 20 bestsellers on Amazon 10 had not even been released yet. By now some have been released. But others still have not. And yet others...

Mario Kart DS Member Review for the DS

By:
osoascam
11/22/05
PRINTER FRIENDLY VERSION
EMAIL TO A FRIEND
GENRE Racing 
PLAYERS 1- 8 
PUBLISHER Nintendo 
DEVELOPER Nintendo 
RELEASE DATE Out Now
E Contains No Descriptors

What do these ratings mean?

El mejor carro al frente
Después de ver Esposas/Mujeres Desesperadas, el pasatiempo favorito de Game Revolution es expresar vorazmente nuestro exasperado odio por los fanatiquitos amantes de Nintendo. Desvergonzadamente honestos aunque enormemente mal informados, estos faní¡ticos socavan nuestros trabajos al tragarse cada gotica de publicidad que ofrece la compañí­a, sin poner atencií³n a preocupaciones racionales sobre calidad u originalidad, cuando se discute cualquier sistema de Nintendo, explotando en alegres gemidos orgí¡smicos con la mera mencií³n de Link, y abyectamente negí¡ndose a aceptar que otras compañí­as hacen juegos cargas (chéveres, chidos). Los odiamos de la misma manera que el presidente gringo odia a los iraquí­es, o tal vez sea solo estupidez suya.

Pero ni por un minuto pensés que llevamos esto hasta Nintendo, porque Mario tiene piedad, nosotros no. Cuando la gran N se lo propone, son muy buenos en el negocio de desarrollar divertidos, accesibles y hasta mí¡gicos videojuegos.

Así­ que bají¡ el arma, tomí¡ un profundo respiro y uní­teme a admirar su íºltima adiccií³n portable, el grandioso Mario Kart DS. Un paquete completo desde la cabeza hasta los pies, este podrí­a ser de los mejores juegos de go-karts a pesar de su diminuto tamaño, y es un gran juego si ignoramos algunas pequeños problemas. La compañí­a, parece, lo tiene muy bien.

Y considerando el pedigrí­, ¿cí³mo podrí­a ser de otra? Los juegos de Mario Kart han probado que una fí³rmula sencilla de modo de juego, aíºn cuando se pongan pocas cosas ahí­, puede funcionar una y otra y otra vez. Esta versií³n, como sea, se engrandece al reutilizar su decorado pasado calando en el brillante futuro potencial del hardware.

Sabrí¡s que llegaste a las carreteras cuando empecés a explorar las 32 pistas del juego. La mitad de ellas son de Mario Karts anteriores: cuatro del juego legendario de SNES, del de N64, del de GBA y del del año pasado: Double Dash. Todas se ven muy bien; te vas a divertir recorriendo Donut Plains (Los Llanos de las Donas) o Moo Moo Farm (La Granja Mu Mu), aunque los nombres sean bastante vergonzosos. Las otras 16 son nuevas y muy cargas, especialmente los relojes gigantes de Tick Tock Clock (Tic Tac Reloj) y la maní­a de Waluigi Pinball. La variedad es genial en diferentes longitudes y niveles de dificultad.

Los mapas no son tan clí¡sicos: la manera de juego de las series vuelve completamente conservada. Podés correr en encuentros de 50, 100 o 150 cc y escoger de entre una variedad de mascotas de Nintendo corredoras. Cada uno tiene dos opciones de carro: uno y otro un poquito mí¡s extremo. Las diferencias entre ambos parecen pequeñas pero son realmente significativas, alterando notablemente tu experiencia de pista a pista. Usar un carro rí¡pido con pobre vuelta (Donkey Kong) serí¡ difí­cil en pistas que no tienen rieles para sostenerte y hoyos grandes, mientras que los mí¡s livianos (Peach) no tienen los caballos de fuerza para ganar en pistas mí¡s cortas y rectas. Encontrarí¡s tus favoritos.

También eliminarí¡s algunos enemigos, puesto que vuelven los caracterí­sticos í­temes del juego. A los estí¡ndares como caparazones, bananos y turbos de hongo se les unen tres nuevas armas: una íºtil bomb-omb, la habilidad de convertirse brevemente en Bullet Bill para un autopilotaje mejorado y el calamar que obstruye el campo de visií³n de tus oponentes con tinta negra. Son relativamente convenientes, pero es un poco insultante que no hayan puesto nuevas armas defensivas. Mí¡s que la habilidad de tirar armas desde la parte de atrí¡s del auto, no te podés proteger de los tiros hacia vos. Muchas de las armas son inevitables (especialmente esa odiosa tortuga con picos azul) y la experiencia se vuelve frustrante cuando estí¡s al frente solo para ser relevado unas veces por armas perseguidoras imposibles de evadir. Supongo que eso hace mí¡s emocionantes las carreras, pero la falta de defensas ha sido un literal dolor en el mero ano por trece años. Si estí¡s leyendo eso, probablemente eso es mí¡s tiempo que el que vos has vivido.

Aíºn así­, Mario Kart DS confí­a mí¡s en las habilidades para conducir mí¡s que en la suerte armamentista, y sentirse cí³modo con el powersliding (derrape/deslizamiento) es una segura victoria. Esta versií³n incluye la mecí¡nica del powersliding boost (turbo dado por derrapar) del juego del GBA, permitiéndote ganar pequeños "empujones" de velocidad al apretar izquierda y derecha en el D-Pad (donde estí¡n los botones direccionales) durante un deslizamiento.

Aíºn así­, la gastada fí³rmula de Mario Kart DS confí­a mí¡s en la habilidad para conducir que en la suerte con las armas, y manejar bien el powersliding (deslizamiento, derrape). Esta versií³n incluye la mecí¡nica de boost (tirí³, aumento momentí¡neo de velocidad) al derrapar, una mala copia al carbí³n de la inteligente idea de Crash Team Racing. El stylus (la agujita del DS) gracias al cielo no se utiliza, pues el juego usa la pantalla de abajo como un increí­blemente íºtil mapa en tiempo real, mucho mejor que tratar de cambiar una y otra vez entre los botones en el D-pad al palillo para dibujar. Con un buen control, a pesar de la falta de funcionalidad analí³gica, se juega tan campechanamente como esperarí­as.

Aunque no tiene el gran diseño de aventura de nuestro amigo marsupial, tiene algunos modos para un jugador. El Grand Prix estí¡ndar te deja correr a través de las carreras del juego a manera de circuito, mientras que Ballon Battles (Batallas de Bombas/Globos) y Shine Runners (Corredores del Rayo) te ponen en combates al estilo de una arena. Time Trials (Carreras Contrarreloj) y VS aparecen junto a un nuevo modo: misiones. Mini-juegos bastante cortos, funcionan como herramientas de entrenamiento, y, en niveles superiores, como retos moderadamente entretenidos.

Pero los juegos de Mario Kart solo valen su precio en multi-jugadores, y es aquí­ donde Mario Kart DS gana sus rayas de carreras. Si todos tienen una copia del juego, se desarrolla la mí¡xima guerra desde lo de Irak, pero hasta ocho dueños de un DS pueden competir con un solo cartucho, siendo la íºnica limitacií³n que hay menos opciones de carros para quienes no tienen cartucho. Es una manera inteligente y efectiva de comenzar una sesií³n de multi-jugador sin forzar a todos a comprar ese juegucho.

Si no tenés amigos cerca que quieran jugar, siempre podés meterte en lí­nea, pues Mario Kart DS es el primer juego en DS que soporta jugar en lí­nea. Para esto, debés encontrar un punto de acceso inalí¡mbrico, lo que es simple si tenés uno en casa. Si no, Nintendo vende uno por 35 dí³lares, o podés apoyar a la unií³n mí¡s monstruosa del mundo yendo a uno de los 6.000 McDonald's participantes, que proveen de acceso gratis Wi-Fi a los dueños de un DS. ¿La obesidad? Vean a Mario.

En lugar de engordar a los niñitos faní¡ticos, hubiéramos deseado que Nintendo hubiera alimentado tantito la experiencia en lí­nea, pues es absurdamente í­nfima. Podés buscar otros jugadores con tres vagos parí¡metros (Mundial, Regional, o Amigos) y son lanzados en lo que Nintendo cree que es un buen partido para hasta cuatro jugadores. Los íºnicos estatus que ves de tus oponentes son los récords de ganados/perdidos. No hay salas, ni chats, ni mejores posiciones, ni lí­deres ni nada, solo vos contra unos pocos corredores flotando en el mundo inalí¡mbrico.

Supongo que este sistema opaco y arcaico fue escogido para mantener el proceso simple y amigable, pero es muy superficial al compararlo con cualquier otro juego en lí­nea. Conectar a dos amigos es casi imposible, pues tenés que poner su níºmero de identificacií³n de 12 dí­gitos en lugar de entrar en contacto con ellos. No hay manera de conseguir la identificacií³n de alguien tras una carrera, si encontrí¡s un buen oponente, suerte en encontrarlo de nuevo. Ni se molestaron en incluir alguna especie de chat pictí³rico, así­ que no esperés poder comunicarte mí¡s allí¡ de solo correr. Ademí¡s, solo doce fofas pistas se pueden jugar en lí­nea, pues las otras estí¡n deshabilitadas debido al factor pereza.

Pero esto se puede intentar olvidar al derrapar contra alguien sentado en, digamos, la taza del baño. Los juegos de multi-jugador en Mario Kart son mejores que contra la computadora, y esta versií³n al menos ofrece una solucií³n para el jugador solitario. Es el primer Mari Kart en lí­nea, y a pesar de las serias limitaciones, trabaja bien.

Este juego también se ve y suena bien. Lo íºnico que realmente queremos de un juego de Mario Kart es un níºmero continuo de cuadros por segundo y colores brillantes, y ambos estí¡n aquí­. Las viejí­simas pistas han sido levemente retocadas, mientras que la nuevas no se sienten fuera de lugar. Las tí­picas vocecillas y tonos de MIDI constituyen el caracterí­stico audio de Nintendo, nada sobresaliente ni mucho menos.

Pero Mario Kart no es tan exageradamente malo, aíºn para ser una fí³rmula tan gastada y este juego aporta poco al género, pero serí¡ divertido si tenés menos de trece años. Tiene suficientes modos para un jugador, provee multi-jugador local y hasta en lí­nea. Mí¡s trabajo en el usuario y el servidor habrí­a sido genial, pero el paquete en sí­ es muy bueno. ¿Te convertirí¡ en un chiquillo faní¡tico? Claro que no, pero puede ser que lo disfrutés.

B+, 90
+ Modo de juego viejo pero limpio
+ Uso inteligente de la pantalla inferior
+ Muchas pistas antiguas
+ Multi-jugador local genial
+ Se puede jugar en lí­nea
- Pero necesití¡s pulirse en ello
- DE-fenza, DE-fenza


More information about Mario Kart DS
 
B+ Revolution report card
Views: 10702 Review rating:
comments powered by Disqus

More On GameRevolution